A la vera del monte

Poder sentarse en el porche, en su butaca y contemplar las privilegiadas vistas fue el punto de partida para concebir esta casa. Una vivienda para disfrutar del campo necesitaba de un gran espacio al aire libre, pero al mismo tiempo abrigado y protegido. La solución: un gran porche, con unas maravillosas vistas al frente y el monte cerrado a su espalda. Un gran porche como elemento generador del resto de la vivienda, donde el exterior se prolonga al interior y también bajo sus pies. Un gran porche capaz de albergar grandes reuniones de familia y amigos o de acoger la lectura íntima de una tarde de verano.

La casa, una casa en el campo rodeada de árboles centenarios que la cobijan, con los que hemos tenido una especial sensibilidad. Se ha vestido de ladrillo antiguo y piedra, a juego con las texturas y tonalidades del entorno, de manera que, junto con la vegetación que la abraza, se le ha imprimido la fuerza necesaria para ser una auténtica casa de campo.

Vivienda Unifamiliar

Cliente I Privado

Situación I Valdemorillo, Madrid

Tamaño I 295,00 m2

Año I 2006